Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de noviembre, 2006

Viejos poemas

Ando con el poeta del recuerdo alborotado, no se si alguna vez se los dí, pero aquí le dejo un par de poemas que le escribí hace años, para que se acuerde de cosas...

324.
Te amé como la sombra ama a quien le da cobijo,
Te amé sin decirlo, pero sabiendo que lo sabías,
Te amé tanto y tan profundo,
Que te dejé seguir tu destino,
Y hoy te digo que te ame,
Y no me duele ya nada al decirlo,
Y si no importa que te haya amado,
Soy hoy yo misma,
Y por eso te amo mas.

340.
Lo que trato de escribirte hoy.

Hoy trato de escribirte algo distinto,
Trato de transmitirte las ganas de verte,
Trato de mostrarte por un segundo lo que hay por dentro,
para que veas que te confundes,
quiero responder a la pregunta que me haces de como estoy sintiendo,
quiero que veas que te confundes...

O quiero que me digas que soy yo la confundida,
que tu no eres lo que yo creo,
que todo está muy mal pensado,
que de tanto pensar errado la he cagado.

Te escribo un cuento... como el de Mauro... tantas cosas que no se saben de los otros... son re…

La Australiana

Sigue siendo una mujer hermosa, con sus gafas y su sonrisa, me deleita verla, tenerla al lado; sigue pidiendo chismes, como los pregunta desde su muñequito verde cuando esta lejos…

Nos sentamos ayer a comer papitas y a adelantar cuaderno, con ella y con la chica del pelo parado en el café de los juegos.

Como es la vida, en el juego de la fila yo siempre voy al último, de primera la del pelo que a su vez gustaba de otra, en segundo ella, porque le hacía tucu tucu la del pelo parado y yo, detrás de ella, amante furibunda que aún guarda su calor en el pedazo de corazón asignado para ella.

La quiero mucho, aunque a la rubia le provoque los celos que suele provocarle, mona, si lees, no te estreses, que la quiero como amiga; porque es mujer comprometida y sin intenciones de romper el voto con otras y eso me encanta de ella.

Cuando se fue una lágrima mía se fue con ella, hace años cuando koalas y canguros la llamaban; ayer, al verla, al olerla, al tenerla al lado tanto rato, me recordó las razon…

mujeres monumentales

La pola es la primera mujer monumental que recuerdo, estaba ella sentada en su banco en la boca de la calle que llevaba a casa de la segunda mujer de mi padre cuando yo era chica, sigue ahí todavía.

Ayer fui a visitarla con mi amigo el parce para verificar que la cabeza no me engañara y si estuviera sentada en su banquito lapidario. Tiene la pola un letrerito que cuenta sus últimas palabras al morir, que dicen más o menos, así como soy, mujer y joven muero esta y mil veces más por la libertad.

A la otra que recuerdo es a rebeca, una señora que desde siempre y desde antes incluso, se baña en la 26 cerca de los puentes, la frecuentaba de niña con mi tio el gordo comiendo paleta rumbo a los parques.

En Bogotá, según un programa televisivo del otro día, hay 127 monumentos de mujeres, uno de ellos en pleno parque nacional que además es el único hecho a una mujer de raza negra en la capital de la república.

Hay 120 mujeres en el monumento de las banderas, y yo no tenía ni idea, con todo y que h…

La gripa

Que cosa tan espantosa es ese fenómeno natural a los humanos, llamado gripa; he sufrido muy diversas y muy frecuentes gripas a lo largo de mi vida, algunos lo atribuyen al vegetarianismo, otros como mi madre al karma y a la mala configuración de mis pulmones; yo las últimas se las atribuyo al cigarrillo y a los malos vicios.

A ésta la vi venir el lunes, cuando la grandota llegó a casa con cara de pocos amigos por el griponón tan fuerte y yo le ofrecí mi tesito con jengibre que la reanimó a ella y me dejó a mi con la sensación carrasposa de garganta, de que la gripa se me venía encima.

El cine del martes, empeoró la situación, pues además de toser todo Almodóvar, me acusaron en otro blog de chicanera por culpa de la bufanda.

Flash Back a la Universidad Javeriana y la cara de todos mis compañeritos mirándome perplejos mientras yo dejaba en la silla de al lado mi abrigo presidencial negro, la bufanda gris que le salía perfecto, el gorrito marinero muerto en alguna rumba y los guantes compra…

Un poema muy largo

Así se llamaba el primer amor de mi vida, lo conocí en un paseo a Palo negro, cerca a bucaramanga y desde esas vacaciones de los 10 años, no he dejado de pensar en el un solo día de mi vida.

Hacíamos grandes excursiones al rio; él, su hermano, el gordo (amigo de mi novio gay), mi primo y yo; nos pasábamos las mañanas entre piñas, mangos, cultivos de tomate y saltos de agua; y algunas tardes lanzábamos flechas contra una diana acomodada sobre un barril, tomando pony malta, bebida que campeones.

Era de lo más divertido estar con él, rubio, de ojos claros, un poco más alto que yo, me encantaba ese man… pasamos muchos años y muchas cosas hasta los quince cuando nos volvimos a encontrar…

Le he escrito muchas cosas, entre esas, ésta.

AQUÍ ESTA LA CARTA
Hace días tenía ganas de escribirte millones de cartas,
las primeras con cara de cartas de amor,
las segundas,
más bien con cara de reconciliación.

De reconciliación con la vida,
con mi cuerpo,
con tu cuerpo,
con todo lo que sin querer nos hemos hecho,
y …

410

Conjugo en mi mente todos los verbos del amor
Conjuro en mi cuerpo los verbos de tu amor
Conjuro tu sexo conmigo en el tiempo en que me amabas

Remojo en mi memoria tu cuerpo en mi cama
el sutil encanto con que prodigiosamente me acogía tu entrepierna
cuantas veces te dije que me dejabas en medio del camino

Pero hoy cuanto extraño que seas tu quien esté a mi lado
fugitiva de otros brazos, amante furibunda
me hieres de muerte en la ausencia de las sabanas sudadas

cuenta conmigo si de repente un día
a mi puerta como entonces quieres venir
cuenta con que aún estoy aquí
aunque tu hace tiempo, estés ausente.

Come Rain or Come Shine

Ha llovido todo el mes, bueno para las plantas, para la polución que se baja en las gotas, para el 70 por ciento de los cuerpos, que es agua, bueno para muchas cosas que haya tanta en el ambiente, pero que mamera para la gente.

Me retracto de inmediato, recuerdo unas lavadas muy divertidas… la del tiempo del gato, por ejemplo, a quien ya no encuentro ni saludo en el msn, pero con quien me vine caminando desde la 106 hasta las torres en medio de un aguacero soberano, que no recuerdo en que punto de la calle nos cogió, y por el cual anduvimos barrios y avenidas cantando y gritando, porque veníamos de la celebración del carnaval de Barranquilla en el parque y aunque no habíamos bebido, nos traía el recuerdo muy animados.

O las muy relajadas justo al lado, con el ángel negro libre de toda cadena, mmm y las lluvias vistas por la ventana, muchas y muy variadas, en distintos lados, como los aguaceros en los llanos o los del putumayo, con unas gotas chiquitas y pegajosas…

Bueno, había empezado é…

Retazos

Un día, hace tiempos, vi una película en que un grupo de mujeres tejía cobijas; cobijas que contaban cuentos de sus vidas, que las unían con otras personas y sin embargo las hacían diferentes, especiales, apartadas.

Yo, pinto en las paredes la historia de mi vida, mis sueños, lo que creo, lo que concibo y lo que a veces sin sentido sale de mi cuerpo y forma manchones que en otros tiempos significan cosas y me ayudan a pintar mejor lo que siento luego.

Hoy recojo mi alma de los retazos que dejó su presencia en mi vida, ha pasado tanto tiempo, y sin embargo, cuanto la recuerdo en días como hoy…

30.
SIEMPRE
Si no te quisiera tanto,
mis ojos dejarían de verte,
y mi mente dejaría de soñar contigo,
te amo con la mente,
con el cuerpo,
con todo lo sacro, y lo profano.

Mi corazón duda al verte,
todo en mi se transforma cuando sonríes,
cuando ausente estas ¡muero!
Y más cuando sin estarlo te siento así.

Quisiera por un momento dejar de amarte,
dejar que mis sentidos se alejasen,
pero no,
no puedo,
porque este amo…

Se me abrieron los bolsillos

Esto de andar en la quiebra tiene su drama, no es que me queje siempre he pensado que el dinero no lo es todo en la vida, pero la adultez viene con un poco de gastos que a veces abruman.

Recuerdo cuando firme la independencia… que gracia, corría el mes de octubre de 2000 y acababa de regresar de la India, donde había tomado la determinación de irme de casa.

La vida con mi madre había dejado de ser un lecho de rosas y parecía más bien un lecho de espinas, así que con el pequeño trabajo de contratista en la acción comunal hice mis cuentas y me salí de casa.

Llegué al apartamento de las torres un sábado 31 de octubre, con mi camita sencilla, una biblioteca de armar comprada en carrefour, el tapete herencia del tio mayor con el que peleaba desde niña y el sofá de bambú donde ahora duerme sat.

No tenía nevera, no tenía lavadora, ni muchos enseres, aunque siendo franca, mi madre me regaló muchas cosas con tal de que empezara a vivir mi vida lejos del nido.

El desprendimiento no fue tan cierto, p…

El paseo de Sat

Sacar a Sat de paseo, es siempre una aventura, tanto puede durar medio minuto la vuelta, como horas enteras, nunca sabe con certeza cuando vamos a salir, pero el sonar de bolsa o el ruido de llaves, la hace ponerse alerta.

En las mañanas el ritual empieza, con abrir los ojos, a veces ya quiere bajar y me mira desde la puerta con cara de – quiero salir, quiero salir, abre ya, abre ya… y no se haya cuando abrimos la puerta.

Otras, la cojo desprevenida, casi siempre por las tardes cuando voy por un cigarro a la tienda.

Siempre es un batir de cola, un ladrar de a pocos… unos pacitos cortos en la noche un esperar en el sofá atenta a cada movida.

Cuando salgo sola y la dejo a veces desgarra, con su carita de yo quiero, por favor!!!

Ah mi perra, que ahora se me para al lado a ver si quedó algo del sanduche de la cena…
Y los pajaritos cantaban sus canciones de amor

Lunes 7:03 am, acabo de meterme en la cama, pero no me puedo dormir después de una noche de poker, siento en los oídos a los pajaritos mañaneros en el parque de la independencia, la mañana entra por la ventana y me dan ganas de escribir...

La tele me ofrece al msimo tiempo a los cirujanos plásticos de Beverly Hills y a un geólogo que habla de las rocas del futuro; diciendo que los desechos plásticos, y los objetos todos, hasta edificios en manhatan, son lo que se van a encontrar los que excaven cuando el mundo vuelva a ser una pangea.

Viendo a la pared, recuerdo la primera vez que me amanecí… sucedió en la casa grande, junto a la chimenea, con un grupo de amigos de mi prima la que ahora es católica; sin darme cuenta, la noche se volvió día y no me sentía cansada en la mañana, solo divertida; habíamos jugado prendas, habíamos hablado de planetas y nos habíamos deleitado con un concierto de guitarra del alemán novio de no se quien…

La de anoche…
Primero de noviembre

Terminé por fin la segunda, tardó mucho menos que la anterior y me gustó mucho el resultado, creo que voy a cogerles el ritmo y terminará siendo muy simple irlas pegando, como un rompecabezas… también me inventé un nuevo plato que me tiene fascinada, no se como no se me había ocurrido antes, experimentar con esos sabores de esa manera…

Luego de la lluvia me fui a la reunión en el barrio donde crecí de niña, fue toda una experiencia, caminar como entonces, pasando por el colpatria y atravesando la séptima, la décima, la trece y la caracas para entrar al barrio por la 24.

Pasar por las calles de mi infancia fue toda una experiencia, el edificio a la venta y los nuevos burdeles todos detrás de la caracas, pasar por frente a la droguería del señor P y que ahora fuera una tienda, justo al lado de donde don R y doña B que ahora tenía letrero de local vacío.

¿que sería de esas personas? Que será de las personas que uno conoce y quiere pero terminan desapareciendo… nada, es s…