Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de agosto, 2007

Como era yo con esa música

Hoy me di uno de mis monumentales baños de tina, trato de hacerlos al menos una vez a la semana pero hace días que no me daba uno como Dios manda, lo hice con nueva música, pues generalmente escucho un viejo cd de unas españolas que ya conozco al derecho y al revés o el de tracy chapman que me encantaba desde antes de saber que era lesbiana.

Pues bien, en el disco que escuché hoy, había unas canciones que me devolvieron al tiempo de la huelga estudiantil… el parce la recuerda, seguro… cuando en el techo de mi habitación en la casa grande se leía en letras grandes… revolución.

Así era yo en ese tiempo, en que mi nombre me significaba más porque creía en la igualdad entre todas las personas, aún creo que es posible, tal vez no en los modelos que ellos conocen, pero en unos parecidos, más modernos y más pluralistas.

Recuerdo del puño de las pateras negras, recuerdo de la A anarquista y de los primeros dibujos, recuerdo de tarde de grifos con mi amigo el judío y de la conquista de la felicid…
El cumpleaños de mi madre

Domingo 12 del día y cocino para mis tías, que con los años han dejado de hacer ruido para convertirse en parcas conversadoras.

Vinieron por supuesto mi madre, que era la cumpleañera, su amiga rosy y mis tías, la mayor, la del medio y la de antes de mi mamá, vino también el marido de la tia mayor y el hijo menor de su hijo.

Comieron almuerzo preparado por mi, comieron torta y se rieron…

Bueno, aquí están las fotos y que happy happy.

Volver del campo

A mi se me llena la jeta cada vez que digo que vengo de la finca, aunque es paradójico que la misma sea un pedacito diminuto de tierra en un pueblo muy pequeño de Boyacá.

En todo caso me encanta ese paseo, ir a Laural y bajar las maletas del carro, teniendo el cuidado de no pisar la mierda de la vaca de los vecinos, unos viejitos muy simpáticos que nos colaboran en todo y en la mañana nos llevan una jicarita de leche fresca en contraprestación por el pasto que se come la vaca.

Descargar y ver que contra todo presagio citadino, la hamaca sigue en su puesto y todo está en orden por los lados del lavadero; que el maíz de los vecinos ha crecido un montón y peligrosamente cerca del lindero imaginario que ellos sobrepasan y nosotras nos ofendemos que sobrepasen.

Me gusta que el ciruelo está cargado y que la curaba está toda florecida y prometa cosecha grande y tupida, me encanta el romero recién sembrado y las rosas de mi mamá.

Es un horror, sin embargo que las estacas de la cerca sigan tiradas…

La pared

Bueno... y como ando de muestra



Una muestra de como va la pared



Está mucho más avanzada ahora




Pero ya no estoy tan segura de terminar en agosto




La vida pintada.

al fin, el fin

Bueno, es difícil, llegar a un día cualquiera de la vida y descubrir que el amor no es el mismo que fue siempre, que la vida a que estaban acostumbrados ya no les saca de quicio los zapatos.

No le importaban ni el cielo, ni las estrellas, ni los días de café en la escuela, no le había importado nunca nada desde que la había conocido, ahora era famosa, la gente pagaba para ver sus películas de mujer feminista hacía y en los periódicos sacaban la crítica de sus obras, ahora ella escogía el reparto y hasta escribía el guión, pero nada importaba, por que desde siempre Marcela había sido el tema y cuando creía que se había ido para siempre, la había dejado sola en una ciudad que ni siquiera le gustaba.

¿Cómo la había dejado? Cómo había sido capaz de cambiar la fortuna por el amor, ¿es que acaso ahora era feliz? No, y no lo era más que siempre, no lo era por que la había visto y su corazón había vuelto a estar en todos lados, pero no importaba, porque Marcela no quería nada con ella, porque l…

y vino el séptimo día

Ya está en el hotel, ni se ha dado cuenta de cómo llegó allí, directo a la habitación se ha tumbado en el sofá, no quiere acostarse del todo. Son qué, las 4, las 6 no importa, ya nada tiene sentido, sólo las imágenes que se repiten en su cabeza... cada vez más fuerte, cada vez se siente más, baja a su ombligo, la pasea con la lengua, ella le coge la cabeza, la besa, le pregunta a la oreja lo que no se pregunta.

- ¿Puedo seguir?.
Ella no responde, sólo la deja, le pregunta de nuevo si puede seguir, ella reacciona.
- ¿Qué es esto? Relaciones sexuales con una mujer.

Hay que parar, hay que parar, dice ella sin querer, la abraza fuerte, cierra los ojos y lo abraza fuerte, hay que parar...

Ahora mira otra vez por la ventana, es un hotel famoso, su habitación da a una piscina fascinante, pero no quiere saber de baños, no después de esa ducha... Sale en toalla, se tumba en la cama, si sólo hubiesen seguido entonces... mete la ropa a la secadora, clara se baña también, justo cuando marcela sale…

seis

El reloj de un campanario da las doce, y Clara automáticamente mira el de su pulsera. Son las doce, y que dicen las doce frente a un almacén de repuestos cerrado...
- ¿Quieres comer?
- Si... pero no ahora, ¿paseamos?,
- bueno, vamos, dice mientras la mira...

Ahora son sus ojos quienes sonríen, se suben en la moto, van al puerto, se detienen al rato, en la punta de un mirador y se bajan de la moto, afuera los cascos, ella mira desde la baranda, Clara la abraza por detrás, quiere olerla.

Ella se aleja, se sube a la moto, Clara la mira, recostada contra la baranda, juega a que la conduce. Clara la mira, piensa en nada y se pierde en ella, vuelve en seguida, camina hacia la moto y le dice te enseño, mientras la abraza... ahora se abraza sola, lleva muchas horas caminando sola en un recuerdo.

Se monta a la moto detrás de ella, -haz esto, y esto, y esto otro- le dice, mientras Marcela obediente le escucha, deja de hablar, empieza a oler en su cuello, ella la deja, la abraza, sostiene con fuer…

No hay quinto malo

Marcela, acabando con el silencio le ofrece algo de beber y se para como un resorte a buscarlo. Clara sin saber bien que hacer, sentada en la sala, sola, se para al rato y va detrás de ella, la encuentra frente a la nevera y se acerca por detrás, - quería hielo...

Clara se mira de nuevo en el espejo, ya se ha hecho tarde, son más de las 2, cierra la llave del lavamanos y vuelve a la mesa, Marcela no llega.

Busca el cruce y un lugar para estacionar, lo encuentra en un segundo, siente que es una premonición, hoy todo saldrá bien... entonces cierra la nevera en el mismo instante en que cierra el Clío.

Lo asegura y empieza a caminar lentamente, va para el patíbulo, es la muerte lo que está buscando, Daniel, Daniel, Daniel, perdóname.

…Te lo cuento, le dice, y empieza su historia de amor inconclusa con el tipo de otra ciudad que no es la suya, la interrumpe, ella tampoco es de la ciudad, aunque vive ahora. Clara sonríe, ella ni es, ni vive, sólo ha venido de repente, con sus padres a la cas…

cuarto

Se levantó al baño, se sentía cansada, había pasado tiempo. Había viajado toda la noche para este encuentro, y sin embargo no lo sentía, hasta ahora, cuando de repente toda la fuerza se había agotado, ya no quedaba nada, sólo las imágenes repetidas en su cabeza por tantos años...

Se había levantado con los ojos hinchados, todavía sentía el viento en la naríz, como una gripa, su pequeña F 90, se deslizaba por el barrio con pericia, pero en realidad no sabía donde estaba, se había detenido en una esquina a revisar el papel, había preguntado al barrendero y se había acercado a la tienda, muy pendiente de no perder su casco de florecitas.

Al fin cruzar la calle en dirección dada por el amable embolador que se limpiaba la frente con el trapo de limpiar zapatos, terminó dando vueltas alrededor del parque, por la avenida, había preguntado de nuevo. - A dos cuadras, le había dicho una abuela en la esquina de subir a la tienda, finalmente allí estaba...

Y aquí estaba ella, en el baño del café…

tercera parte...

Llegada la noche, sentía olvidada a la muchacha color canela, olvidados sus ojos penetrantes ¿La había olvidado? o sólo pretendía olvidarla para descansar tranquila; no, no era posible dormir, tenía que hacer algo... tenía que salir…

Ahora también salía, pero antes miraba el reloj cien veces y se miraba en el espejo, era tan diferente ahora, ¿cómo sería ella? Apenas la recordaba, su cara se perdía entre millones de otras caras que no eran la suya. ¿Ella también sería otra imagen? Como la imagen de la noche en el parque...

La luna se veía como en un cuento de niño pequeño, los pájaros no cantaban y apenas se escuchaba a las ranas en sus actos de amor; se sentía sola, vacía y la veía a ella en cada recuerdo del día, como un presentimiento.

Se sentía loca y quiso ir a uno de los bancos del parque, el mismo donde ella se había sentado durante el partido, y sin poder creerlo, allí estaba ella, con la luz de la luna iluminándola por completo, como una aparición, como un ángel.

No era un sueño…

segunda parte del cuento mexicano

Para entender este post debe leer primero el anterior

Había pasado el rato así, como estaba ahora, sentada a la sombra de uno de los árboles del parque, escuchando los gritos de los amigos jugando baloncesto, fumándose un kool, relajada…

Pero allí estaba ella otra vez, a sentarse en el centro, entre las demás gallinas, con su cara bella y ese algo que la hacía irritante y a la vez encantadora; ahora, con una sonrisa, recordaba como se había metido al partido sólo por dejar de mirarla.

Era demasiado obvia cuando se le iban los ojos y no quería levantar sospechas, nunca nadie había entendido que le gustaran las mujeres, ni ella misma…

Por un momento lo había logrado, se había olvido de ella, una cesta, otra, golpes y sudor; una quimera, en su mente la imagen fija de sus movimientos, como ahora se le venían a la cabeza de precipitados, solo con cerrar los ojos...


Frente a la pantalla del computador, con el té a la mano, las gafas puestas estudiando el informe, escribiendo las palabras desc…

Un cuento mexicano

Bueno, pues resulta que éste cuento me ha acompañado desde la adolecencia, y he decidido rendirle el homenaje que se merece... publicandolo, no se si sea bueno, regular o malo, pero lo quiero mucho.

1.
Parada a la luz de la ventana, ve pasar el mundo y no es nada, sólo su abismo, sólo querer a alguien, tratar de entender el mundo desde su perspectiva, escucharle la voz y no saber que es lo que se siente por dentro, obsesionarse con una existencia que no tiene nada que ver con la de una misma.

Sería tan sencillo si dejara pasar todo, sí olvidara, pero no, la vida entonces perdería completamente su sentido; además, desde ese, el último día, había esperado el encuentro, y ahora llegaba…

Escuchar su risa, tenerla presente en los oídos, derretirse con el solo recuerdo de su presencia; querer un vaso de vino para sacar todo el fuego interior, escribir mil cosas sin sentido en un cafetín desierto; sí, cuanto había soñado con eso, cuanto había soñado que fuera posible, pensar en ella, recordar l…

meme le decía mi mamá a la profe...

Me han pedido que siga con los test, ésta vez con uno de que tan play hablo, lo he leído y voy a contestar una a una las preguntas.

1. O sea

1993, carrera séptima en contraflujo… estamos en un lugar de fotocopias, y alguien hace el chiste tonto… cual es la carera más solicitada en la Javeriana? O seanografía. Odiaba ese chiste, razón por la cual he tratado de cuidarme de la frasecilla, así que opto por, casi nunca.

2. Fashion

Por supuesto, se le usa, no puedo decir que con frecuencia, pero alguien es fashion y punto… voto por a.

3. Super y Re (rete)

Las digo ambas; super me encanta, pero re y rete me parece que tienen un aire muy… rete chévere. (Se saluda a las niñas bareteras… las recuerdan el parce y también la rubia).

4. Li, Lu, Naty, Pavs y otras chicas del montón

Mi amigas se llaman por su nombre completo, incluido el apellido, aunque claro, hay sus abreviaturas, pero creo que tiene que ver más con la locha de escribir muchas letras… me gusta saber como se llama la gente (aunque después…

Avientame

Abrazame y muerdeme
llevate contigo mis heridas
avientame y dejame
mientras yo contemplo tu partida
en espera de que vuelvas
y tal vez vuelvas por mi

Y ya te vas que me diras
diras que poco sabes tu decir
despidete ya no estaras
almenos ten conmigo esa bondad
te extrañare no mentire
me duele que no estes
y tu te vas

Amarrame y muerdeme
llevate contigo mis heridas
murmurame y ladrame
y grita hasta que ya no escuche nada
solo ve como me quedo aqui esperando que no estes
en espera de que vuelvas
y tal vez vuelvas por mi
en espera de que vuelvas
y tal vez vuelvas por mi