Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2007

Los deseos del próximo año

Ha llegado la hora de despedirme por éste año… finalmente me voy de viaje y no sabrán de mi por estos lares durante varios días, sin embargo y a manera de despedida decembrina he decidido hacer públicos mis deseos de éste año, a ver si salen las cosas como me las he imaginado.

Primero que todo, caminaré el doble de lo que estoy caminado, de 5 a 10 mil pasos, por cierto, averigué cual es la distancia en kilómetros de aquí a Nueva York (8000) así que veré cuanto me tardo en llegar allá por los pasos que dé cada día… compleja idea que mi hermana ha elaborado para el menester de ponernos a régimen.

Segundo, trabajaré con más esmero, el tema de la peli tiene que salir este año, pues ya me doy vergüenza cuando pienso en el tiempo perdido, además si todo sale como el chulo tras la espalda espera… saldremos de ella y silenciaremos comentarios.

Tercero, quiero que la radio crezca, que lo del Internet si sea y que aparezca la pauta para que no nos cierren por improductivos. Todavía me sonrío, el p…

La evaluación del año

El primero de enero del 2007 estaba en una finca en Anapoima, un lugar que valía la pena ser vivido, así que empezó el año con sonrisa.

Luego escribí un post de los propósitos del año cuando estaba en casa una mañana de enero y me siento satisfecha, no lo he dejado todo del todo, pero creo que he hecho bastante, ahora camino un montón y mejorando, he dejado el alcohol (más bien los excesos) y la fumada está en segundo plano, sonrío por eso también.

En Febrero fui a la India, un viaje que siempre llena y luego de regreso me encontré con la noticia… como pasa el tiempo, como cambia la gente, como sigo yo estática y ferviente.

En marzo hablé del porno, de la salud de mi hermana, del ladrón, de mi cumple, de la familia lesbiana… ¡como crecí este año, como aprendí de las personas y sus intenciones!

En abril hablé de mi padre gracias al de la lagartija, hablé de la gente chismosa y ahora pasado el tiempo, paso del todo de quien inspirara el post, hablé de la mona y lo que me gusta de ella por m…

Incendio

Pues hubo conato de incendio en la cocina de mi casa, volvíamos muy contentos de la cita cinematográfica del 25 de diciembre… una tradición que a veces se rompe… pero que esta vez se siguió con la familiar Encantada.

No más cerrar la puerta, se metieron mi hermana y la sobri a preparar una cena al estilo guachu guachu; todo perfecto hasta ahí, veíamos los otros el final del señor de los anillos mientras nos relamíamos pues olía muy bien, cuando el olor de viandas se tornó en el de aceite quemado que empezaba a asfixiarnos.

El horno estaba en llamas; yo como es costumbre conservé la calma pensando que un poco de agua o un trapo o algo por el estilo arreglaría la situación, pero cuando mi hermana empezó a gritar y mi sobrina a llorar, Per se paró a ver que pasaba y todos empezaron a gritar en sus guturales e in entendibles sonidos, al cabo decidí actuar.

Rauda busqué el extintor, saqué el seguro y oprimí la palanca, frente al horno lancé la carga… cesó el fuego instantáneamente y todo se l…

25 de diciembre

Amanece la ciudad en silencio en martes de fiesta y mi madre amablemente me prepara un agua de panela con jengibre y limón para espantar la gripilla que empieza a emputarme un poco (¿como es posible que mis bronquios me la monten hasta en navidad?) estoy dichosa con los muchos regalos que recibí y especialmente por el cuchillo lapón que es verdaderamente una obra de arte.

Mi sobrina la pasó regio y todos recibimos más de la cuenta… el único que salió estafado fue el amigo de mi madre, que por no haberse anunciado, se quedó sin presentes.







Pásenla bombi…

La casita de los señores rosados

No se nota en lo que escribo pero es sábado y son las 7:15 am, tomé frente a Ecopetrol la buseta que viene a casa y estoy sentada frente al bicho porque el padre de mi sobrina duerme en mi cama y yo amanecida, no tengo ni hinchera, ni sueño para acomodarme en el sofá tan temprano.

Pasé la noche en la casita de los señores rosados, unas personas de lo más simpáticas que se dedican a ver el mundo desde lo rosado y bautizo así su hogar polista.

Se bailó, se conversó y se rió bastante… es la vida, en diciembre con su alegría.

De palustres y paredes

Todo empezó con una superficie plana y horizontal donde estaba el pozo séptico de una finca campesina en la vereda centro de Turmequé llamada Laural, propiedad de mi progenitora. Sobre la plancha había un ranchito de madera con tejas de zinc donde los antiguos dueños guardaban la cosecha de papa y algunos materiales.

Decidió mi madre construir un depósito mejor hecho y bueno terminó siendo una casa de 3 por 4 metros bastante sui géneris (como diría ella), con un hoyo para la puerta y otro para la ventana, estos luego de un tiempo obtuvieron unas de madera muy simpáticas que mejoraban su aspecto (nada que digamos que brutos como quedó de chévere pero si arreglaron la casita, pa que).

Lastimosamente la construcción, que había sido pensada para mostrar el ladrillo no quedó como esperábamos; en mi visita anterior intenté pintarla para mejorarle la cara (gracias a la venida de los suecos ha habido cambios fundamentales en diversos aspectos, cortinas y pinturas, arreglo del calentador y comp…

Domingo en la florida

Pasé la tarde del sábado jugando ping pong con mi amiga lagartija, su novia y fox, estuvo divertido el mini torneo, donde la patuleca arrasó, aunque en mi favor he de decir que tuve una racha de 3 partidos seguidos que me dejó sonriente el resto de la noche.

De regreso a casa nos fuimos fox y yo al cafecito ese a jugar ajedrez, tengo que prepararme para el cotejo de ésta noche con mi madre en la finca después del 5 a 0 de la semana pasada… debo advertirlo, 2 a 1 en mi contra los de anoche contra fox así que no me presagio victoria.

Que vaina el tema de los juegos y mi gusto por ellos, nunca sobresalgo en ninguno. Fuese como fuese el tema de las papitas, el tablero auxiliar y la ginger que hace rato no tomaba estuvo de lujo…

Terminamos en casa, ella bebiendo cervezas y yo tomando agüita (me estoy tomando en serio lo de dejar el alcohol al menos por un tiempo) escuchamos jazz como me gusta y terminamos profundas hasta ésta mañana cuando mi madre picó el teléfono anunciando actividades del …

Cita con la oyente

Cuando estaba en el colegio me pidieron leer un cuento de Ernesto Sábato, en el que contaba la historia de un locutor de radio que empezaba a escribirse con una oyente y palabras más palabras menos, terminaba viviendo con ella.

Pues bien, hace varias semanas me escribo con una oyente, la cosa se dio con tranquilidad y ha sido más bien divertido encontrar sus correos y saber con certeza, que al otro lado, los martes hay alguien que escucha lo que decimos mi parce, el chico de los lentes y yo.

Hoy finalmente la conocí, no sabía como imaginarla, la verdad el cuento es un poco muy como el tunel soo, espero que disfrute el libro de poemas que se ganó hace un par de programas y excusa para encontrarnos…

Todo salió muy bien, es una mujer de buen ver, a la que no le había puesto cara, pero me agradó lo que encontré, como diría algún cachaco; nos encontramos por allí y conversamos un rato, no creo que nadie vaya a cambiar el color de su pelo o termine construyendo un personaje paralelo.

Resultó qu…

Recordándola

El delfín se debe a ella, se lo robé y me lo acomodé en la pocheca donde con los años fue cubierto por uno mejor pintado, caí en cuenta de eso la otra noche, cuando mirando la pared supe que no había una referencia directa a ella en ninguna parte, éste poema se lo escribí hace millones de años y muchos recuerdos de mi vida están ligados a su figura… muchos poemas europeos lo están… pero me olvidó, porque claro, con el tiempo, siempre terminamos olvidando cuando tenemos algo que nos parece mejor.

30.
SIEMPRE
Si no te quisiera tanto,
mis ojos dejarían de verte,
y mi mente dejaría de soñar contigo,
te amo con la mente,
con el cuerpo,
con todo lo sacro, y lo profano.

Mi corazón duda al verte,
todo en mi se transforma cuando sonríes,
cuando ausente estas ¡muero!
Y más cuando sin estarlo te siento así.

Quisiera por un momento dejar de amarte,
dejar que mis sentidos se alejasen,
pero no,
no puedo,
porque este amor mío me ata a ti,
me ata a tu futuro.

Siempre lejos de mi,
siempre cerca,
no puedo pedirte nada,
pues…

Hablando de Laural

Pues bien, me fui el sábado por la tarde con mi hermana y con mi madre para la finca, la cosa arrancó bastante mal cuando por guardar unos tapetes en el carro me tropecé y se me tronchó un pie, de todos modos y con la pata tiesa me fui manejando hasta villa pinzón donde mi madre quería conseguir cuero para las orillas de los tapetes (chochadas de madre de las que las hijas renegamos pero siempre complacemos).

La cosa mejoró cuando mi hermana sabiamente me dijo que estaban en la frutería cuando yo enfurecida me había quedado en el carro (cuento que no les echaré aquí para no amargarme el rato) el caso es que fui a la frutería y recorrimos la enrumbada plaza de villa pinzón, mientras esperábamos que la señora de los cueros almorzara, en el recorrido mi hermana compró un poncho y unas botas machita amarillas, que me recordaron la infancia.

Llegamos a Turmequé entrada la tarde y terminé con mi piecito lastimado en manos de “sobaldino” un viejito regordete que sabe poner los huecesillos en s…

Sábado de mañana

Hace 6 años amanecía por primera vez con chu, ayer fue un día de remembranzas por eso, recuerdo claramente cuando la recogí en su casa y vinimos a la mía a tomarnos unos tragos, luego un roce de pierna nos llevó a los besos y a los amores… fue divertida esa noche y luego pasar el sábado de feria, íbamos de la mano por todos lados, un amor que parecía de toda la vida. De allí en adelante… todo ha sido.

Anoche hablamos en medio de mi escalofrío (el tratamiento materno a sido severo en contra de la bola en la teta); nos mandamos miles de besos y pensé en lo que hemos vivido en éste tiempo de ausencias prolongadas y de otros muchos detalles que forman la vida que llevamos juntas.

Hoy me voy para Turmequé a visitar al monstruo que según me dijeron anda muy apersonada de cuidar el terruño y ladra y ladra para anunciar visitas, lo cual me encanta de mi monstruo piernipeluuuudo. Me voy con mi madre y con mi hermana en un paseito que ya se está haciendo costumbre.

Me gustan las costumbres, me gus…

El amor en los tiempos del cólera

El primer libro grande que leí en mi vida fue ese; me enamoré de Fermina y fui hincha total de Florentino y sus aventuras de catre, aunque por supuesto Juvenal era justo lo que ella necesitaba para tener una vida feliz, me sentí totalmente identificada con un amor de años y años que al fin pasea por el río magdalena; luego en la u me lo recomendaron en la clase del profesor orejón y volví a leerlo, fascinante libro, de amor total, de mis queridos.

Ayer fui al cine con mi hermana, mi mamá y mi tia, vimos el amor en los tiempos del cólera y me encantó por como recrearon las escenas…

Shakira y pienso en ti… un hit total… otro de mis recomendados.

Los verdaderos amigos

Domingo de guayabo en casa, a pesar de intentarlo, no me fui para turmequé… coño, que el trago me sienta muy mal, a mi favor, nadie tuvo que sostenerme el pelo anoche.

Claro, llegué a casa pasada la 1 pm con un guayabo fatal, que solo me permite prepararme un caldito mientras entro al bicho casi a las 11 pm a trabajar un poco.

Muy a pesar de que debo dejar adelantadas cosas para mañana, me ha entrado la nostalgia de los amigos y tuve que ponerme a escribir de eso; todo porque me llamó el parce emocionado por el facebook del cole donde estudiamos juntos, ah buenos tiempos aquellos… de amigos escolares.

El viernes me vi con la chica de los frenos, al menos 10 años sin vernos; fue gracioso que se acordara de que me gustaba cogerme las orejas y cuando salió del baño venía poniéndose crema en las manos como solía a los 12.

Cuando se lo conté a mi madre me dijo que la gente buena no cambia con el tiempo, y acto seguido me dijo cuales eran mis amigas de la vida que recordaba con cariño, y claro,…