Ir al contenido principal

el último satsang de laurita

me contó de niña cómo llegando de los robles fue por primera vez al sat sang en el bosque de pinos, como desde ese mismo momento y por tener una revista de sant bani en la mano, se hizo sevadar en la cocina, yo me acuerdo de ir con ella al satsang y sentarme en su regazo, me acuerdo de los bayaneros con forro de cartulina, primero azul, luego amarilla, de ella en el satsang de niños, enseñando bayanes, cantándolos, repitiendo oraciones con las manos juntas y los ojitos cerrados, contando historias como la del monarca que se fue con las manos vacías... aunque ella se las lleva llenas, de todo el amor que nos dio, como ella misma decía el amor no se divide, se multiplica y ella era la máxima potencia.

tuvo muchos nombres mi mamita, huesitos le decía yo en sus últimos momentos, que fueron duros y llevó con la corteza del roble, muchos le decían doctora, y la extrañarán por sanadora, con sus grandes conocimientos en el arte de curar, de eso decía que un verdadero doctor es capaz de curar con agua y  ella a muchos sanó solo con verla o hablarle, les quitaba las dolencias, con todo lo que tenía a su alcance, con todo lo que leía y analizaba, con todo lo que aprendió en su importante camino, de minerales, flores, gemas, masajes y pinchazos, siempre recuerdo su cuento de los médicos en china, que tenían unas rayitas en la puerta para indicar que pacientes se les habían ido y el que tenía una, era porque había empezado la consulta ese día...

y se toteaba de la risa, que era así la doctora lechuza, con esas carcajadas suyas, para decir con humor las cosas mas duras... lechuza, porque le chuza todo lo que encuentra.

le decían laurita por ese pequeño tamaño que tenía entre la cabeza y los pies, pero que caracter, el de laurita, que a muchos les parecía una gran guerrera, organizando todo tan minuciosa, fue mi madre un faro en éste mundo, amó al maestro y sus enseñanzas tanto cuanto se puede amar y más lo de éste mundo, pero ella venía de otro mundo, al cual quiso volver desde siempre, con esa forma de ser, tan amorosa, tan servicial, tan llena de vida, me decía que no podía creer cuanto había tocado a la gente, que siempre la recordaba como una luz en su camino, y es que hasta el mas humilde algo recibió de ella, que todo lo daba sin pensar en si misma... los médicos somos como los gatos decía...

pero no solo curo, también enseñó y semana a semana fue y vino de kirpalamar, con su profunda convicción en el Maestro, viajó un montón y me dejó eso de legado, que mas aprende una andando que quedándose quieta.

responsable hasta la médula, como el sábado pasado, que fue a su último satsang, la alce, para subirla al carro, para ponerla en la silla, prácticamente no podía moverse, pero allá estuvo, sin hablar, teniendo apenas un alito de vida en el cuerpo, allá estuvo, pendiente de todo, como la mayor parte de los sábados de su vida, como su vida dedicada al sendero, a vivir sus enseñanzas, a compartirlas, a meditar las horas de las horas, nos deja el listón bien alto, mi mamut que estoy segura ya descansa en el regazo de su amado.































Comentarios

Entradas más populares de este blog

chucula

a veces un olor transporta, como me ocurrió el sábado, cuando fui con unas señoras a mirar unas fincas para arrendar y sembrar comidita, después de la vuelta traían ellas en un termo algo de beber, que había que repartir para el regreso, dijeron que era chúcula y yo con cara de fo, dije que no quería, pero tan pronto destaparon el termo salió de el un aroma de mi madre, se me escurrió una lagrima y de inmediato pedí un vaso, era mi madre boyacense y de allí viene esa bebida mezcla de chocolate artesanal y 7 cereales tostados y molidos, es un choco grueso y aromado que me la trajo a la cabeza con un suspiro.
Como el vestido blanco que me puse para la marcha del silencio, uno que ella usaba para eventos importantes y que es muy lindo, ahora descansa en el tapete peludo mientras le saco el cuerpo a lavarlo, porque al olerlo, olía a su cuello y hace tieeeemmmmpos, no sentía su olor, 
Se volvió la semana en una nostalgia de recordarla y tenerla presente, a la doctora piedad, es lunes de f…

la roja el compu donde se escribirán las cosas

quien me conoce sabe que uno de mis quiero es irme en moto por Suramérica pero hoy me decidí
a aplazar ese sueño otra temporada, lo que iba a usar para la cuota inicial, se fue en otra cosa, comprarme una hp, que tiene una carcasa roja, la he bautizado la roja, me ha preguntado k si tiene que ver con la rusa de black is the new orange, y yo ni idea, pero un poco es cierto de pronto...

lo cierto es que empieza una nueva era, con un segundo compu, para al fin escribir un poco.

empezaron hoy los niños en el cole y fue un día tranquilo y feliz... quiero irme al plantón, pero hay un tráfico que me da un poquito de jartera someterme a... supongo que les acompañaré de corazón.

larga vida a la roja



pantalón y camisa

nunca he sido una gran compradora de ropa, cuando me amaño con algo, suele durar mucho tiempo entre el closet, hasta que se rompa y no haya manera de repararle, lo que sucedió con el pantalón que luego del viaje a turmequé decidí dejar ir, ese, ese que empezó como gris y luego volví azul con visos, que visitó conmigo todos los bares gay, las fiestas del 2006 y todos los lugares imaginables, desde la india hasta perú,  morirá dignamente, en casa, como trapos de laura alcira.

De niña la ropa era en mayoría heredada de mi hermana y mis primas, de mi mamá y de mi tia g, al final del año estrenaba, pagada la pinta por mi mamá de calzones pa rriba y comprada por mis tías,  generalmente s, luego puesta en el árbol para mi deleite, el pantalón que se va, me lo compró chu... como mucha de la ropa que aún uso y que está en el closet.

uno de mis mejores recuerdos del final de mi ma son el par de jeans que me acompaño a comprar cogidas de la mano por la séptima, y extrañaré seguro que siempre sa…