Ir al contenido principal

liberty

conocí al parce en el b, prácticamente el primer día, el dice que me escogió por el walkman, una verdad suya que acepto, es un tris materialista mi parce, empezó a hablarme así como habla siempre con todo el mundo, de maricadas... y desde entonces fuimos re parceros, en los años de la u el salió del closet y yo aún no me aceptaba a mi misma así que nos distanciamos, pero cuando volví a las torres, lo busqué y al fin nos encontramos.

a la macarena viné por el y por su hermano a, y pasé una buena parte de mi adolescencia, una de las más felices sin duda, en éste barrio, caminé sus calles y bebí en sus aceras como lo necia que siempre he sido, viné desde san jose en buses y caminando muuuchas veces, subí la colína desde abajo de la caracas, me quedaba a dormir en donde me diera la noche... por las lejuras del hogar y tenía un poco la fama de niña sin control... lo que no era muy cierto, porque mi mamá tenía teléfonos que yo no, de casas de amigos de por aquí.

hoy mi ventana da a una encrucijada de calles que tiene fama de peligrosa, pero en las madrugadas cuando salgo a buscar el carro para llevar a las niñas al cole, es un remanso de paz, caminar a las torres me hace feliz, disfruto del barrio tanto y más ahora que de verdad soy vecina y en serio es una etapa muy feliz de mi existencia ahora, que respondo por mi y soy solo yo.

ayer vino l y comimos regio en un lugar de la cuadra de los restaurantes al que nunca había entrado, fue feliz verla, porque la extrañaba y estar juntas en mi casa mmm, me deléito... en serio que sonrió esta mañana, me voy a pagar el celu y a recuperar el reloj... hoy soy un día feliz!

Comentarios

Entradas más populares de este blog

chucula

a veces un olor transporta, como me ocurrió el sábado, cuando fui con unas señoras a mirar unas fincas para arrendar y sembrar comidita, después de la vuelta traían ellas en un termo algo de beber, que había que repartir para el regreso, dijeron que era chúcula y yo con cara de fo, dije que no quería, pero tan pronto destaparon el termo salió de el un aroma de mi madre, se me escurrió una lagrima y de inmediato pedí un vaso, era mi madre boyacense y de allí viene esa bebida mezcla de chocolate artesanal y 7 cereales tostados y molidos, es un choco grueso y aromado que me la trajo a la cabeza con un suspiro.
Como el vestido blanco que me puse para la marcha del silencio, uno que ella usaba para eventos importantes y que es muy lindo, ahora descansa en el tapete peludo mientras le saco el cuerpo a lavarlo, porque al olerlo, olía a su cuello y hace tieeeemmmmpos, no sentía su olor, 
Se volvió la semana en una nostalgia de recordarla y tenerla presente, a la doctora piedad, es lunes de f…

la roja el compu donde se escribirán las cosas

quien me conoce sabe que uno de mis quiero es irme en moto por Suramérica pero hoy me decidí
a aplazar ese sueño otra temporada, lo que iba a usar para la cuota inicial, se fue en otra cosa, comprarme una hp, que tiene una carcasa roja, la he bautizado la roja, me ha preguntado k si tiene que ver con la rusa de black is the new orange, y yo ni idea, pero un poco es cierto de pronto...

lo cierto es que empieza una nueva era, con un segundo compu, para al fin escribir un poco.

empezaron hoy los niños en el cole y fue un día tranquilo y feliz... quiero irme al plantón, pero hay un tráfico que me da un poquito de jartera someterme a... supongo que les acompañaré de corazón.

larga vida a la roja



pantalón y camisa

nunca he sido una gran compradora de ropa, cuando me amaño con algo, suele durar mucho tiempo entre el closet, hasta que se rompa y no haya manera de repararle, lo que sucedió con el pantalón que luego del viaje a turmequé decidí dejar ir, ese, ese que empezó como gris y luego volví azul con visos, que visitó conmigo todos los bares gay, las fiestas del 2006 y todos los lugares imaginables, desde la india hasta perú,  morirá dignamente, en casa, como trapos de laura alcira.

De niña la ropa era en mayoría heredada de mi hermana y mis primas, de mi mamá y de mi tia g, al final del año estrenaba, pagada la pinta por mi mamá de calzones pa rriba y comprada por mis tías,  generalmente s, luego puesta en el árbol para mi deleite, el pantalón que se va, me lo compró chu... como mucha de la ropa que aún uso y que está en el closet.

uno de mis mejores recuerdos del final de mi ma son el par de jeans que me acompaño a comprar cogidas de la mano por la séptima, y extrañaré seguro que siempre sa…