Ir al contenido principal

la historia del maíz de ésta cosecha

me hubiera gustado saber mas de la historia del maíz, de sus ancestros y de su cultura, saber de los indios y de quienes sabrá cuantos más que lo hayan sembrado, de su preparación, de sus estados, de las formas y colores que adquiere de acuerdo a cada variedad o cada región... las semillas que se guardan... el tiempo del compartir... pero lo que he vivido con él es algo tan especial que parecen inalcanzables las palabras... en la primera cosecha, verlo por la ventana al despertar fue hermoso, y lo dije tan poéticamente pensando en ella, que aún me acuerdo al asomarme a la ventana viendo los duraznos, algunos muertos y otros agonizantes y me sonrío, que le deparará el futuro a ese lote...  Esa cosecha la compartí en mazorca que es el estado más joven del maíz, pero un poco decepcionante en cuanto a numero de bultos y calidad del producto, poco a poco, ya vamos como en la cuarta cosecha y el cambio de socios ha sido fundamental, pues de un señor que terminó robándose un poco de herramienta y hasta una carreta, a la familia feliz con la que pasé el finde hay mucho trecho, y me pude sentir orgullosa del producto, de lo que poco a poco ha ido pasando...

yo decepcionada y sin dinero el año 2012 había decidido que este año no sembraría nada, pues la papa fue agotadora en algunos sentidos, también enriquecedora en otros y exquisita en todos, valga aclararlo. pero lo especial de la cosecha no son solo los bultos o la maduración del grano en el zarzo ( una palabra que nunca había escrito) sino todo lo que me ha enseñado la labor del campo... cuando me llamó rafael al principio del año pasado y me dijo que sembrara yo, por no dejarlo sin laburo, le dije que si, sin saber muy bien con que iba a responder para abonos y cosas... y se convirtió en la aventura que fue, para terminar alimentado incluso a los mas pequeños animales, con semejante esfuerzo de tantos seres, una cadena de milagros en cada grano. por eso quiero saber de lo antiguo... para dar gracias por la cosecha que se ha dado a quien el sol puso en su encuentro, esa es la historia del maíz en esta cosecha




.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

chucula

a veces un olor transporta, como me ocurrió el sábado, cuando fui con unas señoras a mirar unas fincas para arrendar y sembrar comidita, después de la vuelta traían ellas en un termo algo de beber, que había que repartir para el regreso, dijeron que era chúcula y yo con cara de fo, dije que no quería, pero tan pronto destaparon el termo salió de el un aroma de mi madre, se me escurrió una lagrima y de inmediato pedí un vaso, era mi madre boyacense y de allí viene esa bebida mezcla de chocolate artesanal y 7 cereales tostados y molidos, es un choco grueso y aromado que me la trajo a la cabeza con un suspiro.
Como el vestido blanco que me puse para la marcha del silencio, uno que ella usaba para eventos importantes y que es muy lindo, ahora descansa en el tapete peludo mientras le saco el cuerpo a lavarlo, porque al olerlo, olía a su cuello y hace tieeeemmmmpos, no sentía su olor, 
Se volvió la semana en una nostalgia de recordarla y tenerla presente, a la doctora piedad, es lunes de f…

la roja el compu donde se escribirán las cosas

quien me conoce sabe que uno de mis quiero es irme en moto por Suramérica pero hoy me decidí
a aplazar ese sueño otra temporada, lo que iba a usar para la cuota inicial, se fue en otra cosa, comprarme una hp, que tiene una carcasa roja, la he bautizado la roja, me ha preguntado k si tiene que ver con la rusa de black is the new orange, y yo ni idea, pero un poco es cierto de pronto...

lo cierto es que empieza una nueva era, con un segundo compu, para al fin escribir un poco.

empezaron hoy los niños en el cole y fue un día tranquilo y feliz... quiero irme al plantón, pero hay un tráfico que me da un poquito de jartera someterme a... supongo que les acompañaré de corazón.

larga vida a la roja



pantalón y camisa

nunca he sido una gran compradora de ropa, cuando me amaño con algo, suele durar mucho tiempo entre el closet, hasta que se rompa y no haya manera de repararle, lo que sucedió con el pantalón que luego del viaje a turmequé decidí dejar ir, ese, ese que empezó como gris y luego volví azul con visos, que visitó conmigo todos los bares gay, las fiestas del 2006 y todos los lugares imaginables, desde la india hasta perú,  morirá dignamente, en casa, como trapos de laura alcira.

De niña la ropa era en mayoría heredada de mi hermana y mis primas, de mi mamá y de mi tia g, al final del año estrenaba, pagada la pinta por mi mamá de calzones pa rriba y comprada por mis tías,  generalmente s, luego puesta en el árbol para mi deleite, el pantalón que se va, me lo compró chu... como mucha de la ropa que aún uso y que está en el closet.

uno de mis mejores recuerdos del final de mi ma son el par de jeans que me acompaño a comprar cogidas de la mano por la séptima, y extrañaré seguro que siempre sa…