24 de octubre de 2015

el demonio de la política

amanece nublado el sábado, mientras yo me decido a escribir sobre un tema que me ha llenado un poco la vida, y esto incluye un montón de partes; por un lado, creo en la utopía de la democracia, pero mas que en ella, creo en el consenso, en que se pudiera de verdad un día hacer lo que le sirviera a cada persona en particular, desde todos, un dar y recibir, que beneficiara más que a la mayoría, a todas las personas.

votaré mañana y lo haré a conciencia, el voto a la alcaldía lo terminé decidiendo por las palabras que acompañaban la foto, en que pardo y pizarro se daban la mano en las montañas del cauca, por el recuerdo de hotel en boston, por la sensación que me producía ver sus declaraciones cuando me interesaba por las noticias televisivas allá en los años escolares, por la foto de los tres en el partido de basquet, por esa sensación de cambio que me produce pensar que éste llegue a ser un buen alcalde, por el pasado que trae a las espaldas.

me preocupa un poco el tema de la diversidad, porque me da la impresión de que es liberal de los antiguos, pero confío en que mantenga la linea reflexiva y cambiante que inspira en mi pasado liberal el recuerdo de mis mayores y se apersone un poco mas, se empape de gente común, dios quiera y este en el destino colectivo.

por la causa a ciegas y sin dudarlo (la razón primera de que vaya a las urnas) a concejo por blanca, que la conozco de casa y no es que seamos íntimas, pero me inspira cosas buenas, como de los tiempos del polo de rosa. desde el amor, siempre. universal y bello.

a edil no tengo claro, pero le preguntaré a la que sabe y después de llamarla, 84 de cr, una nena que le sirve en esos lados, (nota mental, pasar mi cédula a mi localidad para la próxima elección).





No hay comentarios.: