7 de enero de 2016

am

salgo de casa muy tranquila cuando veo una mujer mas alta que yo, parada casi en mitad de la calle con las piernas en a, no lleva una ropa especialmente sensual pero es una mujer con porte, viene detrás de ella un camión y ni se inmuta, hasta que finalmente se mueve y lo hace tan tranquilamente que no puedo quitarle los ojos de encima, esto ha ocurrido entre que cierro la puerta de casa y busco  la llave que sigue para poder salir; ya he abierto y tengo que darme la vuelta para cerrar, pero no quiero... quiero quedarme ahí viendo a esa mujer tan bella, recuerdo con dicha que la puerta tiene vidrio y entonces la busco en el reflejo, no me da vergüenza o bueno un poquito cuando se nota que me muevo para encontrar su reflejo en el espejo improvisado, me volteo con la decisión de seguir mirándola, igual ya sabe que la estoy mirando y camino de frente a ella, tengo que hablarle, tengo que decirle algo, que le voy a decir, le digo hola, que haces parada ahí? y me dice, a penas moviéndose un poquito para ver por encima de mi hombro, espero a lele!... yo, continuo mi camino con un rasguño en el corazón, es costeña, tal vez guajira, el cabello medio gris, medio negro, reloj de hombre, suspiro, así me gusta una mujer! quiero volvérmela a encontrar un día.
Por otro lado y tristemente, se acabó con la delfína, aunque cuando se lo dijé a mi madre me salió con un... otra vez? yo se que ésta vez es cierto, porque se que no es eso lo que quiero, que me busca y no me encuentra el amor... jesuuu y con todos los defectos que he acumulado por el camino.

No hay comentarios.: