Ir al contenido principal

homenaje a las piezas del motor

el lunes se tostó el motor, y digo se tostó, porque al momento de desarmarlo, de verdad olía a quemado, lo forcé demasiado, pero la verdad es que sus partes sirvieron fielmente a mi modo de darle pata, fuimos juntos a villavo varias veces, dos con a, dos con r, fuimos a mariquita también dos veces, una por sasaima sola, por recordar al tio c hermano de mi abuela y su finca con lulos y rio cerquita, la finca del primo al que mas me arrimo... y otra por la vega ya en serio y afanada, a turmequé por lo menos treinta veces, a arbeláez una, a muchos pueblitos de las cercanías fuimos: chia, zipaquira... a ubaté fui dos veces y a un pueblito cerquita donde había una mina de carbón fui con el novio de mi primer novio, las vueltas que da la vida, me llevó a guatavita un paseo de fotógrafos, dos de extrajeros y uno más de chicas al borde, a santa marta y a cartagena fui con la gente que no conocía el mar, en cordoba a rio cedro y a moñitos que amo esos viajes como los que mas, en medellín estuvimos por ver correr atletas y con las ganas quedamos de ir a madona por que a ese viaje, me fui en el carro del parce.  En el eje estuve pensando en la de la tortuga y mil veces me he reprochado la tontada de no haberla llevado, otra vez será... jajaja como será y lo he pensado hartó ir al jazz con la que tanto amo y por eso toco madera, para cumplir al menos esa promesa; a subachoque, a sopo, la calera y guasca fui por diversas causas. pienso hoy sábado sentada en la cama, escribiendo, que mas allá iremos con este cambio, más allá y distinto, más maduro, mas serio, más responsable, más todo... siento ya bastante cumplido  el sueño de conducir por rectas y curvas de casi todo el país... 10 años en esa foto y mi pelo al viento en el dacia rojo de mi mamá (que despertó en mi el deseo de un día ser mecánica, que claramente no sucederá).

el martes fue un ir y venir de taller en taller y de lugar de repuestos, en lugar de repuestos, un mundo que me fascina, por sus formas, tamaños y precisiones, por las herramientas y sus cajas, por los personajes que encierra, como el amigo gruero. Pero no me pertenece, o mas bien, yo no le pertenezco al mundo de los carros, más que en el gusto de manejarlos.

el miércoles, mientras iba al lugar de repuestos escogido, meti la pata en la buseta y tuve que caminar, pero eso fue bonito, porque me acordé de m, la niña a la que besé en casa de su abuela, que vivía por esas calles.

el jueves a por mas repuestos, esta vez, tomé el trasmi, de regreso me fui a ayudar con lo de la clasificación de cosas del consultorio en casa de mi tia s y volví en buseta por la 13, como andaba en buseta en los tiempos en que visitaba a v en su casa de la pepe sierra...

el viernes no hice mas que hablar por tele en el tema sordo señas y hacer me la que hago mientras me dedico mas bien a ver la serie que me tiene matada por estos días, y  se llama vikingos.

y hoy todo el día en el taller, viendo armar y acomodar el motor, un motor con un montón de partes nuevas, el embrague mucho mas suave y la bomba del agua, que fue la causante, cambiada... Dios quiera y la virgen nos proteja, que nos echamos la oración por siaca... sincretismo de creencias entre simran y cristiandad.

ya veremos lo que depara el mundo de aquí para arriba, por lo pronto me despido de las piezas cambiadas del motor y me sonrío, porque sigo siendo, un día feliz.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

chucula

a veces un olor transporta, como me ocurrió el sábado, cuando fui con unas señoras a mirar unas fincas para arrendar y sembrar comidita, después de la vuelta traían ellas en un termo algo de beber, que había que repartir para el regreso, dijeron que era chúcula y yo con cara de fo, dije que no quería, pero tan pronto destaparon el termo salió de el un aroma de mi madre, se me escurrió una lagrima y de inmediato pedí un vaso, era mi madre boyacense y de allí viene esa bebida mezcla de chocolate artesanal y 7 cereales tostados y molidos, es un choco grueso y aromado que me la trajo a la cabeza con un suspiro.
Como el vestido blanco que me puse para la marcha del silencio, uno que ella usaba para eventos importantes y que es muy lindo, ahora descansa en el tapete peludo mientras le saco el cuerpo a lavarlo, porque al olerlo, olía a su cuello y hace tieeeemmmmpos, no sentía su olor, 
Se volvió la semana en una nostalgia de recordarla y tenerla presente, a la doctora piedad, es lunes de f…

la roja el compu donde se escribirán las cosas

quien me conoce sabe que uno de mis quiero es irme en moto por Suramérica pero hoy me decidí
a aplazar ese sueño otra temporada, lo que iba a usar para la cuota inicial, se fue en otra cosa, comprarme una hp, que tiene una carcasa roja, la he bautizado la roja, me ha preguntado k si tiene que ver con la rusa de black is the new orange, y yo ni idea, pero un poco es cierto de pronto...

lo cierto es que empieza una nueva era, con un segundo compu, para al fin escribir un poco.

empezaron hoy los niños en el cole y fue un día tranquilo y feliz... quiero irme al plantón, pero hay un tráfico que me da un poquito de jartera someterme a... supongo que les acompañaré de corazón.

larga vida a la roja



pantalón y camisa

nunca he sido una gran compradora de ropa, cuando me amaño con algo, suele durar mucho tiempo entre el closet, hasta que se rompa y no haya manera de repararle, lo que sucedió con el pantalón que luego del viaje a turmequé decidí dejar ir, ese, ese que empezó como gris y luego volví azul con visos, que visitó conmigo todos los bares gay, las fiestas del 2006 y todos los lugares imaginables, desde la india hasta perú,  morirá dignamente, en casa, como trapos de laura alcira.

De niña la ropa era en mayoría heredada de mi hermana y mis primas, de mi mamá y de mi tia g, al final del año estrenaba, pagada la pinta por mi mamá de calzones pa rriba y comprada por mis tías,  generalmente s, luego puesta en el árbol para mi deleite, el pantalón que se va, me lo compró chu... como mucha de la ropa que aún uso y que está en el closet.

uno de mis mejores recuerdos del final de mi ma son el par de jeans que me acompaño a comprar cogidas de la mano por la séptima, y extrañaré seguro que siempre sa…