13 de noviembre de 2013

una nueva canción, una histórica y otra también... persiguiendo la cola del gato



hoy oí por primera vez esta canción y me cayó tan bien, que la traje para acá...

el día tuvo la dicha de la visita con la amiga largamente aplazada por temores confirmados, a la tarde vino la despedida imaginada mientras iba por la nueva calle a la última clase de equitación, una de tantas imágenes virtualmente imposibles y absolutamente improbables de las muchas secretamente coleccionadas en el corazón, en los años que ha durado la agonía, el fin del año, la posibilidad de no estar más en el mismo cole, la posibilidad de nunca mas verla... y que el último recuerdo sea...  me despido vez ocho millones ochocientos ya sin lagrimas.

y se me viene a la cabeza la canción sin letra o melodía en mi memoria. que a veces oigo en la radio, pero no he podido saber como se llama o que esgalamido la canta... si nos encontramos y la recuerdo en casa y la encuentro en youtube, la traigo para ponerle banda sonora a esa imagen.

por el momento, la historia me lleva a esta canción.



claramente perfecta para mi estado actual de vida... que se ha tomado mucho tiempo en su ritmo feliz
y descabellado y casi por un momento insuperable, para terminar de hablar de eso,una que aquí ya ha estado... pero siempre termina volviendo.



masoquista? eso me dicen quienes a bien han tenido escuchar el cuento de la novia de siempre y los malos cuernos...

para volver a hoy y un día feliz









y para que se entienda el título... tom me mordió el dedo del tacaño.



No hay comentarios.: