2 de enero de 2015

del 31 al dos por la mañana

me levanté menos temprano de lo que había planeado y muy en contra de todo pronóstico me dispuse a iniciar la tarea tantas veces aplazada durante el año, empecé por la guantera donde suele haber una mezcolanza de objetos útiles que de tanto esperar su turno, parecen innecesarios, lavé, limpié, reparé, y volví a meter en mi orden consiente inconsciente desde agujas hasta fusibles (divago con la idea de hacer una lista de todo) terminé esa tarea cerca de las 3 de la tarde, cuando llamé a la pizza express (la mejor del sector) por una tres quesos con adición de champiñones y dos porciones de papitas, me llamó la elefantita, diciendo que quería verme y yo feliz salí a su encuentro tipo 6, torpemente me salí del parqueadero queriendo entrar y al final, ya habían cerrado el bbc.

Ella estaba ahí, paradita contra la baranda, moviendo los dedos en su phone, terminamos tomando icedlatte something en el carro, fue tierno el momento, la dejé donde los abuelos y me fuí a donde mi madre.

allí estaba ella, pensando que yo no llegaría y allí estaba yo, obviamente allí, dos semanas antes mi hermana había dicho que se iba con sus amigos y mi mamá dijo que quería estar conmigo, la verdad ella nunca ha sido una mujer de celebrar navidades y años nuevos, así que mis planes eran con los b, terminaron echada en el sofá escuchando el satsang del maestro, como a ella le gusta y mi hermana en su cuarto con chuncuncungagua o como se llame el virus del caribe, que se trajo de Cartagena.

hablé con chucho largamente sobre lo suyo y lo mio, y fui feliz un rato con los tonos esos de su voz que tanto se e interpreto, el mono siempre va a estar ahí, es una estampa...

la noche terminó en pelea, después de abrazarnos a las 12, así que me fuí temprano el primero y me vine a mi cuartito del fondo, era infeliz en la mañana del primero, pero de camino el sol lo iluminó todo y quise estar en la calle.

Llamé a s quien en su casa estaba en las mismas que yo y le dije que viniera a rescatarme y lo hizo, vino con me y de almuerzo en las torres, terminamos en el portillo de la séptima, no iba hacía aaaños y lo disfruté como nunca, terminamos siendo las últimas en irnos, se pasó el tiempo volando, el remate fue en la calera, donde por primera vez me besó la nena... cosas que se van quedando en la memoria.

Llegué a casa chapeta y sonriente y me levanto esta mañana con Elvis de mentiras cantando en el funeral del papá de alguien en un programa de fox, inevitable, pienso en ángel, en que de el me viene la parranda y lo que me gusta de ella, también a elvis lo escuche por mi padre, no importa como se presente el año, fácil o difícil, lo que se es que yo, como siempre, sigo siendo un día feliz.





dos canciones, la de s, ayer 4 veces, que se me quedó hoy para siempre... y la que hoy va oyendo la elefantita en el trasmi.


No hay comentarios.: