30 de octubre de 2013

la suspensión

siempre me enseñaron en sat sang que a quien hace la devoción de Dios, se le convierte la orca en un pinchazo y así ha de ser en mi caso, digo yo...

todo empieza con que siento incómodo el carro hace varios meses, dándomelas de mecánica, dije que eran los amortiguadores,  me compré unos y los hice instalar en el lugar de al lado del almacén de repuestos, en vez de ir a donde A que me había molestado por lo caro de sus servicios, entonces sin más ni más los mandé poner y ya.

el hombre que los cambió me dijo que los bujes de las tijeras inferiores estaban paila y yo juiciosa fui y volví y los hice cambiar, el día que fui a esa reparación golpee a un motociclista que, por un lado no avisó a la poli y por otro me cobró 50 por los daños de la moto, algo irrisorio para lo que pudo llegar a ser... así que claro me remití a mi buena fortuna que la cosa no fuera más grave debido a que de cuando en vez repito el simran.

fue grave haber ido ese día a ese taller porque a, no me atendió la misma persona de los amortiguadores, sino su jefe y b me cobró mucho mas de lo que había cotizado con su subalterno, entonces me dije que ya nunca sería infiel al taller de los B, que fueron los que repararon el motor, porque lo barato termina saliendo caro.

ayer estuve donde ellos y como no supieron cual era la inconformidad, me remitieron a A, donde no había ido por tacaña, aunque se que es el duro de la suspensión, así que, eso hice hoy, resultó que el remplazo de los bujes probablemente ni siquiera fue hecho... es decir, un ladrón de 7 suelas el dueño del chuzo al lado del almacén de repuestos o de mala calidad los repuestos, no sé.

la cosa costará algunos x pesos y yo pienso... que de pronto este karma solo sea un pinchazo en el dedo del corazón, mañana voy al señor de los muelles a que termine con el sonido chillónl por el que vengo consultando originalmente...

desde ayer tengo esta canción en la cabeza.

No hay comentarios.: